14.6 C
Entre Rios
InicioEspectáculosA los 78 años, Rod Stewart mostró un show itinerante estilo Las...

A los 78 años, Rod Stewart mostró un show itinerante estilo Las Vegas y un gol de Messi

En la noche del miércoles, en un estadio GEBA con muy buena afluencia, Rod Stewart cantó por sexta vez en el país, en su décimo show desde 1989.

Como en su última visita de 2018, fueron exclusivamente grandes éxitos, sin ninguna canción de sus últimos discos. Y, como tema final, fuera de lista, parte de su coro cantó Don’t Cry for Me Argentina, aunque la verdadera sorpresa fue ver a Stewart con los ojos llenos de lágrimas al terminar la canción. A los 78, sigue sabiendo cómo entretener a un público.

Entertainer, ésa es la palabra clave. En 2011 y 2012, Rod hizo una residencia de dos años en Las Vegas, y volverá allí casi todo el mes próximo. Nada raro a esta altura. Lo han hecho desde The Who hasta actualmente U2 pasando por, claro, Kiss. Muy buen dinero sin necesidad de moverse.

Y quizá no dé tanta plata, pero Rod -ya desde la foto en pantalla pre-show hasta la imagen en los bombos percutidos- también está vendiendo su propio blend de whisky: Wolfie’s. Un scotch, claro.

La pantalla gigante de GEBA amplificó la imagen de Rod Stewart durante el show. Foto: Martín Bonetto.La pantalla gigante de GEBA amplificó la imagen de Rod Stewart durante el show. Foto: Martín Bonetto.Stewart ha decidido hacer una suerte de Las Vegas itinerante: esto no se refleja mejor que en las seis chicas que comienzan como utilería en un cosplay del famoso videoclip de Robert Palmer para Addicted to Love. Stewart abrió con esa canción, que no está en ningún disco suyo, y los dos guitarristas y el bajista que realmente tocaban aparecieron al final.

Rod y sus chicas

Las chicas no fueron elegidas solo por su atractivo físico, lo que limitaría al show a un equivalente del videoclip de los Stones, Angry. No, tocan a dos violines en estilo country, o se encargan de mandolina, percusiones y hasta un arpa. Aunque la estrella del grupo -donde, además de baterista, también hay un percusionista- es el saxo tenor del histórico Jimmy Roberts.

En el comienzo del recital de Rod Stewart, las mujeres de su banda hicieron un guiño al clip de En el comienzo del recital de Rod Stewart, las mujeres de su banda hicieron un guiño al clip de «Addicted to love». Foto: Martín Bonetto.Ellas también cantaron dos canciones: I’m So Excited de las Pointed Sisters y la más conocida acá Lady Marmalade de LaBelle (reversionada por Christina Aguilera & Co). mientras, Rod se retiraba de escena y aprovechaba para cambiar de vestuario: tuvo al menos tres, incluyendo uno con tonos de leopardo.

Ellas también pateaban o -las menos duchas arrojaban- pelotas de fútbol al público. A diferencia de épocas más jóvenes, Rod sólo le pegó una vez, pero fue el que más lejos la mandó.

La famosa voz rasposa

Stewart no corre ni los riesgos de Tom Jones (83, un viejo veterano de Las Vegas que puede compaginar en shows sus notables últimos discos con versiones remozadas de sus clásicos) ni mucho menos de un Bob Dylan (82; ayer Rod cantó Forever Young y, sí, le tuvo que dar un crédito a Bob por las similitudes con la letra del tema homónimo).

La publicidad del whiskey de Rod Stewart, antes y durante el concierto. Foto: Martín Bonetto.La publicidad del whiskey de Rod Stewart, antes y durante el concierto. Foto: Martín Bonetto.Tampoco puede correr un escenario como Mick Jagger, dos años mayor, que parece haberse tomado más en serio el demoradísimo nuevo disco de los Stones que los discretos últimos álbumes de Stewart en donde volvió a ser coautor: su socio es Kevin Savigar, tecladista en el show.

En cambio, Rod mantiene su voz rasposa, logra llegar a la mayoría de las notas y cuando no, lo disfraza con trucos de viejo lobo. Las demás voces también le dan una manito. Ya no es el hiperkinético de antaño: camina la escena y a veces se sacude en el lugar en el que está parado. En ocasiones ese efecto puede contrastar, como en su bella versión de la hermosa Have I Told You Lately de Van Morrison.

La mención a Messi

La puesta en escena no escatima en un uso creativo de la pantalla. Ejemplos: un montaje de tapas de discos con la imagen de Rod en vivo cantando sobre algunas de ellas; fotos de los gloriosos Faces (pena que Oh La La fue el tercer tema de la noche y el único del grupo), un desfile de gaiteros escoceses (vistos y escuchados en medio de Forever Young, una de las canciones favoritas de Ricardo Iorio; donde las chicas también bailaron tap) y, en You’re in My Heart, imágenes de sus querido Celtic alternadas con varias relativas al último Mundial (incluyendo un video tomado de la TV Pública).

Por supuesto no faltó la mención a Messi y el festejo de las Selección Argentina en las pantallas. Y a falta de camiseta, un banderín de la AFA.

Una pose característica de Rod Stewart, en vivo en GEBA. Foto: Martín Bonetto.Una pose característica de Rod Stewart, en vivo en GEBA. Foto: Martín Bonetto.Sin nada de sus discos del American Songbook, ni mucho menos de su trabajo navideño, lo más reciente de Rod vino de otro álbum digitado por el perenne empresario Clive Davis: Still the Same… Great Rock Classics of Our Time (2006, un título que parece haber sido pensado para vender por TV). Nunca viene mal escuchar Have You Ever Seen The Rain?, aunque It’s a Heartache solo hubiese tenido sentido si hubiese cantado por fonética la letra que utilizan las hinchadas argentinas.

En una gira con un repertorio ideal para la audiencia de FM Aspen, lo mejor estuvo cuando hizo su versión (1972) de I’d Rather Go Blind, el clásico de Etta James de 1967 que él contó haber conocido gracias a Christine McVie (quien la grabó con Chicken Shack en 1969), tecladista y compositora de Fleetwood Mac fallecida el año pasado y recordada en la pantalla. Como luego lo sería Tina Turner, antes de interpretar el tema que hicieron juntos, It Takes Two.

Es una pena que el período de oro de Stewart (la mayoría de los años ’70, en especial cuando alternaba entre su carrera solista y los Faces) esté tan poco representado, en clásicos como You Wear it Well, Maggie May, The First Cut is the Deepest, I Don’t Wanna Talk About It y el bis Sailing. Pero así son los dictados del mercado y los programadores radiales. Por otra parte, en Da Ya Think I’m Sexy?, interpretada dos tonos abajo, realmente se le sintió el viejazo.

En 1979, el prestigioso crítico Greil Marcus escribió: “Raramente un cantante ha tenido un talento tan completo y único como Rod Stewart; raramente alguien ha traicionado su talento de forma tan completa. Alguna vez la presencia más compasiva en la música, se ha vuelto una parodia mal humorada, y vende más discos que nunca”.

En 2018, Stewart dijo en televisión que el crítico que había sostenido eso había muerto y que él seguía vendiendo tickets, “así que al carajo con él. Nunca le gusté”. Los dos están vivos y activos: Marcus es cinco meses más joven, da charlas y escribe; Stewart sale de gira. ¿Usted cuál de los dos querría ser?

MAS NOTICIAS
NOTICIAS RELACIONADAS