13.6 C
Entre Rios
InicioSociedadDesapareció de la cárcel de Devoto el jefe de sicarios de Esteban...

Desapareció de la cárcel de Devoto el jefe de sicarios de Esteban Alvarado

Fue a verlo este viernes la visita a la cárcel de Devoto, donde estaba alojado, y nadie pudo encontrarlo. Mauricio Laferrara (27), también conocido como «Caníbal», desapareció del Pabellón 11 de la Planta III de la Unidad 2, la única que queda en Capital. Laferrara no es un preso más: se trata del jefe de sicarios de Estaban Lindor Alvarado, capo narco de Rosario detenido actualmente en Ezeiza.

El «faltante» se descubrió el viernes por la tarde y, por orden del Ministerio de Justicia de la Nacion, unos 150 agentes penitenciarios comenzaron una requisa general a fondo para tratar de determinar si se fugó y, de ser así, cómo y cuándo lo hizo.

Otra versión, un tanto escabrosa salida de los propios presos, señalaba que no hubo fuga sino que a «Caníbal» lo «picaron» (mataron) y luego (descuartizado o no, las versiones varían) lo descartaron con la basura. «Dicen que se fue en el camión del martes», es la versión que corre en Devoto.

Escaparse de la cárcel no es fácil y siempre requiere complicidades. Por eso se están revisando todas las camaras de la Unidad, hasta el momento sin resultados. Si no se escapo sino que lo mataron y eso fue el martes- como indican las versiones- lo que falló definitivamente fueron los recuentos.

Esteban Lindor Avarado, en 2019, en el Centro Penal Justicia en una audiencia imputativa. Lo condenaron a Perpetua y siguió la audiencia desde la prisión. Foto: Juan José García.Esteban Lindor Avarado, en 2019, en el Centro Penal Justicia en una audiencia imputativa. Lo condenaron a Perpetua y siguió la audiencia desde la prisión. Foto: Juan José García.El hecho extremadamente atípico estalla a horas de las elecciones nacionales y tal vez sea un punto a investigar si se confirma el escape.

Laferrara tenía causas tanto en la Justicia de Rosario como Federales. Lo que llama la atención es que con semejante perfil no estuviera en Marcos Paz o en Ezeiza, donde el Servicio Penitenciario Federal aisló a los rosarinos más peligrosos.

Según pudo chequear Clarin, «Canibal» estaba preso en Rosario, pero como era muy «picante» se le pidió una plaza al Servicio Penitenciario Federal. Asi llegó el 20 de agosto de 2021 al Complejo Penitenciario 2 de Marcos Paz. Pero como alli estaba alojado «Guille» Cantero, su abogado le solicitó al Tribunal Oral Federal 2 de Rosario su traslado a Devoto. Esta «sede» quedó confirmada como definitiva el 17 de octubre de 2022.,

En marzo pasado, fue Esteban Lindor Alvarado quien intentó fugarse, pero el helicóptero que lo estaba yendo a buscar al penal de Ezeiza fue interceptado con cuatro cómplices.

Esteban Lindor Alvarado fue condenado en junio de 2020 a prisión perpetua por liderar una asociación ilícita dedicada a realizar atentados, lavar activos y cometer homicidios.

Fue señalado por los investigadores como una pieza clave dentro de la trama criminal que azota a Rosario desde hace más de una década, enemigo de la banda “Los Monos” y apuntado por un ex miembro de su propia organización como “el asesino serial más grande de Argentina”.

Quién es Mauricio Laferrara, el jefe de sicarios de Estaban Alvarado

Algunos le decían “Caníbal”. En un video se lo observa jugando con una bebé que ríe mientras se define como “asesino”. La grabación es escalofriante. Los hechos por los que la Justicia lo condenó a dos condenas a prisión perpétua, aún más: los homicidios de Lucio Maldonado y de Cristian Béliz. También lo investigan por otros cuatro asesinatos.

Fue detenido el 18 de octubre de 2019 en el barrio Echesortu, de Rosario. Lo acusaron de pertenecer a la organización que comanda Esteban Alvarado, señalado como uno de los criminales con mayor peso de la ciudad y el hombre que pretendía disputar el poder narco a la banda “Los Monos”.

Los fiscales exhibieron evidencia que involucra a Laferrara con un triple crimen cometido contra pesados delincuentes vinculados con la familia Cantero, pero también como responsable de atacar a su propio tío por rechazar la venta de una distribuidora, un negocio con el que pretendía quedarse Alvarado.

“Ya tengo las chapas para andar tranquilos así mañana le damos unos cuetazos”, se lo escucha a Laferrara en uno de los audios exhibidos como parte de la prueba en su contra.

MAS NOTICIAS
NOTICIAS RELACIONADAS